• Nifelheim

    Nifelheim, el frío mundo en las raíces del Yggdrasil

    Antes de la creación de todos los mundos que rodean el Yggdrasil en la mitología nórdica existía el Ginnungagap, el vasto abismo que existía entre Nifelheim y Muspelheim. Un abismo tan extenso y profundo que no se alcanzaba ver el fondo. En el norte de este abismo encontrábamos el mundo de Nifelheim, la representación del frío, y al sur, las ardientes tierras de Musphelheim. Cuenta la leyenda, que estos dos mundos, al tocarse el uno al otro, cuando las placas de hielo fueron derretidas por el calor del fuego, se creó una sustancia conocida como eitr, capaz de dar la vida. Y así, es como surgieron los primeros seres del…