valhalla

Valhalla, el paraíso de los guerreros vikingos

El Valhalla se encontraba en una parte de Asgard, junto el Valaskiaf, el palacio de Odín. Era considerado el paraíso de los guerreros vikingos caídos en batalla, conocidos como einherjers. Éstos, eran idos a buscar por las Valkirias en el campo de batalla y llevados al Valhalla, donde serían reconocidos por su lucha y honor, dándoles la oportunidad de vivir una muerte llena de placeres por el resto de la eternidad.

Qué era el Valhalla para la mitología nórdica

En el Valhalla sólo eran bien recibidos aquellos guerreros que habían muerto luchando con honor y valentía. Las mujeres, hombres y niños que habían cometido algún delito o habían muerto por vejez o enfermedad, eran enviados a Helheim, convirtiéndose en almas que vagaban por la posteridad por el submundo gobernado por Hela.

Las encargadas de decidir el destino de los einherjers eran las Nornas, las sabias brujas que cortaban los hilos de la vida en el momento propicio. Sólo ellas sabían cuándo un ser moriría. Cuando llegaba su hora, éstas cortaban su hilo y su vida finalizaba. Ni el propio Odín, Dios de todos los dioses y seres de los otros mundos, podía cambiar el destino de un alma.

Cómo fue construido el Valhalla

Según cuenta la leyenda, el Valhalla fue construido por un gigante. Éste, propuso su construcción a los dioses a cambio de ser amo y señor del Sol, la Luna y la diosa Freya. Loki, rey de las patrañas y artimañas, aconsejó a los dioses que aceptaran el reto, convenciéndolos de que era imposible que el gigante pudiera realizar el trabajo en el plazo previsto. Si no lo conseguía, el gigante debería terminar la obra sin recompensa alguna. Finalmente, los dioses aceptaron el reto.

El gigante comenzó las obras y avanzó con gran rapidez. Los dioses no habían previsto que el gigante contaba con la ayuda de un caballo colosal igual que él, que le estaba ayudando.

Cuando los dioses se percataron de lo que estaba sucediendo, exigieron a Loki, cuya idea había sido suya, de que encontraran una solución, para evitar que terminara con el plazo acordado.

Loki era conocido por ser el maestro del engaño, así que se metamorfoseó en una yegua en celo y se plantó frente al caballo del gigante, que, en cuanto la vio, enloqueció de deseo y comenzó a perseguirla. El gigante, intentó por todos los medios llamar su atención en cuanto vio lo que estaba sucediendo, pero éste no le hizo ningún caso.

El gigante se percató de que solo no podría terminar a tiempo, y sospechando que se trataba de una artimaña de los Aesir, fue en su busca encolerizado. Plántandose frente a ellos, Odín y el resto de dioses comenzaron una gran discusión, fue tal, que Thor, se vio obligado a intervenir, reventando la cabeza del gigante con su famoso martillo y terminando así con su vida.

Mientras tanto, en alguna parte del bosque, el caballo del gigante consiguió alcanzar a la yegua y engendrarla. Fue así, como nació un potrillo de ocho patas y de color gris que, pasados unos años se convertiría en Slepinir, el famoso corcel de Odín.

Finalmente fueron los dioses quienes terminaron el trabajo que el gigante había empezado.

La Vida en el Valhalla

Dicen que el tejado del Valhalla estaba construido con los venablos y los escudos de los que se ganaron allí un puesto. Y todos ellos, aparecen cada día por alguna de sus 540 puertas para combatir por diversión.

Los que resultaban heridos o morían en dicho combate, se recuperaban por arte de magia, y así regresaban, sin problemas y cicatrices, a tiempo para la hora de comer. A continuación eran festejados por las Valkirias que les servían hidromiel y deliciosos manjares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *