Sant Jordi 2019: Os recomiendo “Lo que no nos contaron” de Marc Levy

2019, otro abril que llega y con él el día más esperado para los escritores, libreros y amantes de la lectura, Sant Jordi. Andando por las calles de Barcelona ya se empieza a notar el aire de festividad. Todas las floristerías están repletas de rosas y los escaparates de las librerías llenos de los libros que serán tendencia este año.

Títulos como Yo, Julia, Los crímenes de Alícia, Te dejé ir, La fuerza del destino… Serán algunos de los libros más demandados este Sant Jordi 2019 según libreros y editoriales.

No obstante, hoy os traigo la reseña de uno de los últimos libros de Marc Levy, un autor francés que desde muy temprana edad me marcó con sus historias, sin embargo, por raro que parezca, teniendo en cuenta lo que yo suelo escribir, no es un autor de ficción, sino que más bien de género realista.

Quiero hablaros de Lo que no nos contaron. Tengo que decir que cuando empecé a leerlo me sorprendió, puesto que los libros de Marc Levy me atrapan desde la primera página, pero este no fue hasta casi la mitad que empecé a saborearlo. El principio me pareció lento y confuso, dado que da muchos saltos en el tiempo hacia adelante y hacia atrás.

Reseña, Lo que no nos contaron de Marc Levy

marc_levy_lo_que_no_nos_contaron

Sinopsis

“Mi vida cambió una mañana cuando abrí el correo. Una carta anónima me informó de que mi madre había cometido un crimen treinta y cinco años antes. El autor de la misiva me citaba en un bar de pescadores del puerto de Baltimore, ordenándome que no le hablara a nadie de esa historia. Había enterrado a mi madre en Londres al principio de la primavera; el verano llegaba a su fin, y yo estaba lejos de haber concluido el duelo. ¿Qué habríais hecho en mi lugar? Probablemente habríais cometido el mismo error que yo”.

Eleanor Rigby es periodista de la revista National Geographic y vive en Londres. Una mañana, al volver de un viaje, recibe una carta anónima que le informa de que su madre tuvo un pasado criminal. George Harrison es ebanista y vive en Quebec. Una mañana recibe una carta anónima que le informa de esos mismos hechos. Eleanor Rigby y George Harrison no se conocen. El autor de las cartas los cita a ambos en un bar de pescadores del puerto de Baltimore. ¿Qué vínculo los une? ¿Qué crimen cometieron sus madres? ¿Quién escribe esas cartas y cuáles son sus intenciones? En Lo que no nos contaron, Marc Levy nos sumerge en un misterio que planea sobre tres generaciones y abarca varios escenarios y épocas como la Francia ocupada en el verano de 1944, Baltimore en los años 90, y Londres y Montreal en la actualidad.

Mi opinión…

Todo empieza con la presentación de Eleonor-Rigby, una reportera del National Geographic y su familia, fans incondicionales de “Los Beattles”, de aquí su nombre. Ella tiene un hermano gemelo catalogado de “especial”, Michael, y una hermana pequeña, “Maggie”. Su relación no se puede definir ni como buena ni como mala, sino que más bien, se toleran. Hace dos años que perdieron a su madre por causas naturales y esto, es una astilla que llevan todos clavada y que no se va, ya que ella era el pilar que sostenía la armonía de la familia. En un principio todo parece muy normal, con los típicos problemas familiares que puede tener cualquiera hasta que Eleonor-Rigby recibe una carta anónima desvelándole que su madre no era exactamente cómo ellos creían y su secreto, llevado a la tumba, era el momento que fuera desvelado.

En ese instante se sumerge en una lucha interna debatiéndose entre si es buena idea hurgar en las heridas del pasado o es mejor dejarlo como está.

Una historia con saltos en el tiempo mientras aparecen fragmentos de la historia de Sally-Anne, la madre de Eleonor-Rigby y Hanna, la madre de Sally-Anne y abuela de Eleonor-Rigby. Tres generaciones, tres mujeres de una misma familia que cada cual sobrevivió según el tiempo que le tocó vivirHanna, la segunda guerra mundial, Sally-Anne la postguerra y Eleanor-Rigby la prosperidad de los años 90.

En esta ocasión no estoy muy convencida de si Levy quería presentar un libro de misterio, un romance o simplemente la trama de una historia familiar como cualquier otra que podemos encontrar a nuestro alrededor.

Sin duda no es de los mejores libros de este autor que he leído, para mí, la obra Él y Ella o La Mirada de una mujer serán difíciles de superar.

Los personajes están bien, pero me he quedado con ganas de más, sus descripciones tanto físicas como psicológicas son escasas y te deja con un sabor agridulce una vez terminas el libro, un poco lo que me pasa con su final.

El Epílogo seguramente para muchos puede parecer perfecto porque es claro, corto y conciso, pero a mí me ha faltado información, me hubiera gustado saber un poco más de las vidas de los personajes una vez desenredada la trama.

En cambio, las descripciones de los lugares, así como los tempos según se van moviendo los personajes sí me ha parecido muy acertados. Te puedes hacer una idea e imagen clara de allí donde se encuentran sin haber estado previamente.

La idea no es original pero la manera de redactarlo sí se sale de lo común y esto lo salva. El vocabulario es acertado y más teniendo en cuenta que da saltos en el tiempo. No es un mal libro, pero una vez lo finalizas no sientes el afecto “wow”, no te sorprende, no te hace llorar, no te hace reír, simplemente lo terminas. Yo me encontraba tumbada en la cama, lo cerré y me quedé unos instantes mirando al techo y pensando qué me había parecido realmente.

Quizás para muchos los buenos libros son estos, aquellos que te hacen pensar en cómo ha ido la historia, indagar en ella para descubrir qué te ha parecido, porque esto quiere decir que tan indiferente no te ha dejado. Un libro que lo terminas riendo o llorando no te deja pensando en él, te da un final tan “wow” que ya no puedes pensar más allá, puesto que te lo ha dado todo y allí se termina.

En cambio con Lo que no nos contaron pasan los días y sigues dándole vueltas, pensando por qué hizo aquello y no lo otro, por qué ese final y no otro, por qué la elección de que todos los personajes principales tuvieran nombres compuestos y entre cientos de incógnitas más.

Un libro entretenido, con una gran cantidad de detalles que son los que te ayudan a llegar a conclusiones para desvelar dicho secreto, por esto, os recomiendo que lo cogéis con ganas y no como un libro para pasar el rato i olvidar.

Ya tengo ganas de leer su próxima obra.

Leave a Reply