Ragnarok_Repress

Ragnarok, el fin de los nueve mundos de la mitología nórdica

Truenos y relámpagos retumbaban con más fuerza mientras nubes oscuras iban avanzando por el cielo hasta cubrirlo por completo. Poco a poco, todo de sombras tenebrosas fueron apareciendo en los nueve mundos. El Ragnarok había llegado. Pero…

¿Qué es el Ragnarok?

Seguramente esta palabra te suena de la nueva película de Marvel, Thor: Ragnarok, pero, en realidad, esta procede de mucho, mucho tiempo atrás, en la mitología nórdica.

Una de las primeras referencias escritas que tenemos del Ragnarok la encontramos en La Völuspa, una de las Eddas escritas en el siglo X.

Éste se trata del fin del mundo, de la destrucción de los nueve mundos del Yggdrasil.

Aquí te dejo un fragmento de La Völuspa:

21 Recuerda el gran combate, el primero del mundo,
cuando a Gullveig traspasaron con lanzas,
y en la mansión de Hár la quemaron; tres veces la quemaron,
tres veces renació, de nuevo, sin cesar, y aún sigue viviendo.
22  Heid la llamaban allí donde iba,
la sabia adivina, hacía conjuros,
hacía magia siempre, hacía magia en trance,
era siempre el deleite de las mujeres viles.
23  Se reunieron los dioses, todos, en asamblea,
y tomaron consejo los sagrados dioses;
si debían los Ases pagar tributo
o debían los dioses exigir compensación.
24  Arrojó Odín un venablo a la hueste,
fue el gran combate primero en el mundo;
roto quedó el muro del fortín de los Ases,
con sus artes, los Vanes dominaron el campo.
25  Se reunieron los dioses, todos, en asamblea,
y tomaron consejo los sagrados dioses:
¿quién mezcló veneno en el aire todo,
o a la estirpe de trols prometió la esposa de Odd?
26  Sólo Thor luchó allí con furor terrible,
nunca reposa cuando ve estas cosas;
se han roto juramentos, palabras y promesas,
los firmes acuerdos que entre ellos había.

Leyenda del Ragnarok

Según este mito, el Ragnarok surgió a raíz de diversas catástrofes. La primera de todas fue un invierno perpetuo que duró durante tres años seguidos con densas nevadas y gélidos vientos.

Al cabo de tres años de vivir en un invierno permanente, otra catástrofe fue predicha, los hermanos se matarían entre sí y los lobos perseguirían las conocidas carrozas del Sol y la Luna hasta devorarlas.

La serpiente, que rodeaba Midgard, el mundo de los humanos, conseguiría liberarse y atacar a Asgard y los nueve mundos. Sólo Thor, gracias a la fuerza de su martillo y junto a su padre, Odín, conseguiría matarla, pero a consecuencia de su veneno, Thor, hijo de Odín, moriría tras dar unos cuantos pasos después de terminar con la vida de ésta.

El barco Nafglari zarparía, hecho con uñas de muertos (por eso, en la mitología nórdica, se evita enterrar a un muerto sin cortarle las uñas), encabezado por el gigante Hrym y con una tripulación de cadáveres en descomposición surgido de Helheim, el mundo de la diosa de la muerte, Hela.

Fenrir sería el encargado de liberar a los gigantes de fuego procedentes de Muspellheim, encabezados por Surt, rey de estos.

Hrym, pilotaría un nuevo barco hacia Jotunheim, donde recogería los gigantes de hielo listos para la batalla y en el mismo momento, Hela, la diosa de la muerte, saldría por una grieta hecha en la tierra procedente de su reino, el reino de muertos, seguida por su perro guardián, Garm y por Nihoggor, el dragón que habitaba en Nifelheim y que con sus alas transportaría cadáveres también del Helheim.

El gallo rojo Fialar, que se encontraba en lo alto del Valhalla, sería el encargado de cacarear para dar la señal de alarma que llegaría hasta oídos de Heimdall, el guardián del arcoíris, puente entre Midgard y Asgard. Éste, con su cuerno, despertaría a todos los dioses de Asgard para la lucha.

Finalmente la batalla se desencadenaría en el llano de Vigrid, frente al Valhalla, palacio de Odín donde terminaban todos los vikingos guerreros, conocidos como einherjer, muertos en batalla.

Los gigantes de fuego de Musphellheim conseguirían destruir el puente del arcoíris y todo comenzaría a arder a su alrededor.

Fenrir, el enorme lobo hijo de Loki y la gigante Angerboda, que se encontraba encadenado a consecuencia de su ferocidad, rompería sus cadenas y conseguiría atacarlo todo a su paso. Odín, Dios de los dioses intentaría detenerlo pero ni su magia, conocida como Seid, sería capaz de terminar con su vida.  Finalmente, Fenrir, el feroz lobo acabaría con la vida de Odín.

Después de la destrucción

Con la muerte del Dios de los dioses el caos se desataría y los nueve mundos desaparecerían haciendo que el Yggdrasil quedara completamente destruido, salvo por dos almas vivientes.

Lif y Leifthrasir, una mujer y un hombre, serían los únicos supervivientes de los nueve mundos. Estos, durante un tiempo se alimentarían del rocío y se convertirían en los padres de los hombres de los cuales renacería un nuevo mundo.

La resurección de los nueve mundos, habría comenzado.

Escritora y Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *