nornas señoras mitología nórdica

Las Nornas, señoras del destino de la mitología nórdica

Los hilos del destino, unos hilos entrelazados entre sí, o no, que simbolizan nuestro destino. Cuanto más largo es este hilo, más larga será nuestra vida, pero una vez este hilo es cortado, nuestro camino en la vida finaliza y comienza uno nuevo en el mundo de los muertos.

Cada hilo entrelazado representan las personas que nos vamos encontrando por el camino a lo largo de nuestra vida. Pero, ¿quién decide cuándo morimos? ¿Quién es el encargado de cortar nuestro hilo de la vida? No hay sólo un encargado, sino tres. Tres mujeres conocidas como Nornas.

Las Nornas, señoras del destino de la mitología nórdica

Las nornas, según la mitología nórdica eran tres brujas encargadas del destino de los hombres que habitaban en Midgard. Éstas no eran dependientes de los dioses, sino que tomaban sus propias decisiones respecto a quién debía o no morir, sin que Odín, Dios de los dioses y seres vivientes pudiera hacer nada.

Vivían en las raíces del Yggdrasil, el enrome fresno donde en sus ramas se encontraban los nueve mundos de la mitología nórdica comentados en post anteriores.

Su misión era tejer el Telar del Destino, regar diariamente el árbol sagrado y poner tierra alrededor de sus raíces. También cuentan que alimentaban y cuidaban de los cisnes que vivían en las cristalinas aguas del manantial Urdar, lugar de donde proceden todos los cisnes de la tierra.

Leyenda de las Nornas

Una vez existieron tres hermanas, conocidas como Nornas. Urd representaba la personificación del pasado, Verdandi, la del presente y Skuld, la del futuro. Su labor consistía en tres simples cosas. Tejer el Telar del Destino, regar diariamente el árbol sagrado con agua del manantial Urdar y poner tierra fresca alrededor de sus raíces, para que permaneciera vivo para siempre.

Pero también dicen que siguen existiendo, cuidando de los cisnes que viven en las cristalinas aguas del manantial Urdar y que se visten con sus plumas para visitar Midgard, el mundo de los humanos. Pero a veces, a las Nornas les gusta convertirse en sirenas y pasearse por los ríos y lagos, para aparecer frente a los mortales y pronosticar su futuro.

El aspecto de las Nornas se ha discutido durante años. En algunos libros aparecen como brujas feas, horripilantes y malvadas. En cambio, en otros como hermosas diosas (sin serlo) con el rostro pálido, el pelo de un rubio intenso y de grandes ojos azules.

Sean como sean, su misión siempre ha sido la misma, sostener nuestro destino en sus manos hasta el fin de nuestros días.

¿Qué te ha parecido esta historia? ¿Conoces algo más sobre las Nornas? ¡Te invito a comentar!

Escritora y Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *