Nixcobt

Nixcobt, el mensajero de la muerte en la mitología nórdica

Hoy vamos a recuperar un nuevo mito nórdico basado en un ser mitológico, Nixcobt, conocido com el mensajero de la muerte, que habitaba en las profundidades del río Rin.

¿Cómo era Nixcobt?

Nixcobt es descrito como un ser terrorífico, obeso, de baja estatura y grotesco con una cabeza que puede dar vueltas enteras encima de un delgado cuello. Se dice que su cabeza tenía dicha capacidad, puesto que así podía ver todo lo que sucedía a su alrededor y no se le escapaba nada. De piel escamosa y dientes verdes, tiene unas aletas que le salen de sus gruesos tobillos.

Le gustaba comerse la hierba que crecía alrededor de las tumbas de las personas que se habían suicidado.

¿Cuáles eran sus funciones?

Era el encargado de mantener las relaciones diplomáticas entre las criaturas y los espíritus mágicos del río, así como, actuar bajo las órdenes de Nicus, el dios del Rin que encontraba divertido observar a las jóvenes enamoradas que se suicidaban en sus aguas por amor.

¿Por qué era conocido como el mensajero de la muerte?

A Nixcobt le gustaba atormentar a los seres que vivían cerca del río Rin. Encontramos un ejemplo en la siguiente leyenda:

Se cuenta que cada mañana un hombre se levantaba con un cuchillo ensangrentado en su almohada sin que él recordara lo que había hecho ni si había cometido algún crimen. Al cabo de un tiempo, el hombre, desesperado por no ser capaz de recordar que hacía por las noches y con temor a padecer algún tipo de sonambulismo, decidió quitarse la vida.

Pero no sólo son los inocentes lo que padecen sus tormentos, sino también los criminales. A Nixcobt le gustaba imitar las voces de las víctimas asesinadas, que susurraba al oído del criminal para volverlo completamente loco. Una locura que en algunas ocasiones conlleva a la muerte y en otras, a confesar sus crímenes, pensando que así se librarán de dichas voces, pero estas, dentro de la celda donde terminan encerrados, no hacen nada más que empeorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *