La muerte de bálder

La muerte de Bálder, dios de la sabiduría y la elocuencia

Bálder, hijo del Dios de los dioses y todos los seres vivientes, Odín, y su esposa Frigg, era el dios de la sabiduría y la elocuencia. Éste era conocido por sus remedios curativos, hechos con hierbas naturales de componente mágico y que sólo se encontraban en Asgard.

La muerte de Bálder

Bálder tuvo sueños premonitorios de su muerte. Los dioses decidieron protegerlo y obligar a todos los seres y cosas del mundo a que no le harían daño. Para comprobar que así era, en una de las reuniones nocturnas, los asistentes comenzaron a tirar todo tipo de objetos contra Bálder, a sabiendas de que no le ocurrirá nada.

Loki, estaba convencido de que había algo que podía dañar a Bálder, por esto, celoso de su inmunidad, decidió transformarse en una mujer y fue a visitar a Frigg, la madre de Bálder, para sonsacarle información. Ésta le confesó que el único ser, capaz de dañar a Bálder era el muérdago. Loki consiguió un trozo y lo llevó a la fiesta en la que le estaban acribillando. Hod, el hermano ciego de Bálder se encontraba allí y Loki le animó a que participara en el acto y le dio el muérdago. Hod le lanzó y al tocar a Bálder éste falleció al instante.

El cuerpo de Bálder terminó en Helheim y su madre, desesperada, empezó a buscar candidatos que emprendieran el viaje hasta el Palacio de Hela, diosa de la muerte, para conseguir la liberación del dios Bálder.

Hermond, hermano de Bálder, se prestó voluntario. Su padre, Odín, le prestó su caballo Sleipnir.

Hermond en busca de Bálder

La azaña de Hermond en busca de su hermano a Helheim no fue fácil. Éste cabalgó nueve noches hasta llegar al puente sobre Gioll, el río de la muerte, custodiado por la giganta Mogud. Ésta le informa que Bálder lo cruzó y le indica que se dirija hacia Hel, frente a sus puertas custodiadas por Garm, el perro guardián de Hela. Hermond consiguió saltarlas a lomos de Sleipnir, el caballo de su padre Odín.

Una vez dentro de palacio, consiguió llegar hasta un salón, donde encontró a Bálder ocupando un lugar de honor.

Hermond suplicó a Hela que le permitiera llevarse a Bálder de regreso a Asgard. Ésta accede pero con la condición de que todo, todo el mundo llore su muerte. Sólo así, liberará el cuerpo del dios muerto.

Hermond regresó a Asgard con la noticia, así como con regalos para sus padres. El anillo Draupnir para Odín y una túnica para Frigg.

Odín se encargó de que se haga correr la voz de que para que Bálder puediera salir de Hel, su muerte tiene que ser llorada. Todos lo hacen a excepción de una giganta, que al final se descubre que es Loki disfrazado.

Odín, al enterarse montó en cólera. El Dios de los dioses mandó a sus guardias a encontrar a Loki. Finalmente le encuentran escondido en una cueva, donde es encadenado y obligado a permanecer allí hasta que se desata el Ragnarök.

El cuerpo de Bálder es devuelto a Asgard

Finalmente, al descubrirse el engaño de Loki, Hermond regresa a Asgard con el cuerpo de su hermano y el Dios de los dioses, Odín, prepara un gran funeral para su hijo. Éste es puesto en un barco bautizado como Hringhorni. Pero, cuando intentan arrastrarlo hacia el mar, este es devuelto a la orilla de la playa. Odín llama a la giganta Myrrokin, que llega a lomos de un lobo, del cual sus riendas son unas víboras.

La giganta consigue arrastrar de un empujón el barco hacia el mar junto al barco de su esposa Nanna, la cual murió de tristeza. Una vez en las aguas, los barcos son encendidos por una pira funeraria y Thor los bendice con su martillo Mjölnir.

¡Adquiere tus productos vikingos aquí!

Escritora y Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *