Manantial de Mimir

Manantial de Mimir, la sabiduría de Odín, el Dios de los dioses

¿Te imaginas un lugar dónde pudieras adquirir la sabiduría del mundo, convirtiéndote en el hombre/mujer más sabio/a que hubiera existido jamás? Una vez, hace muchos siglos atrás, este lugar existió, siendo encontrado por Odín, Dios de los dioses y seres vivientes que habitaban alrededor del Yggdrasil, el árbol de la vida en la mitología escandinava y conocido como Manantial de Mimir.

Cómo es el Manantial de Mimir

Escondido en las raíces del fresno que aguardaba los nueve mundos de la mitología vikinga se encontraba un lugar oculto. Unas aguas mágicas capaces de proporcionar sabiduría absoluta a aquel/lla que bebía de ellas.

Pero, como todo en la vida, tenía un precio y Mimir, el gigante guardián del Manantial, era el encargado de cobrar ese precio. Mimir, era capaz de pedir cualquier cosa a sus visitantes a cambio de poder beber de sus aguas. Un ser ambicioso y egoísta que siempre buscaba el beneficio propio.

Odín y el Manantial de Mimir

Dicho Manantial fue encontrado por Odín, Dios de los dioses. Su enorme ambición provocó que quisiera convertirse en el ser más sabio de los nueve mundos que rodeaban el Yggdrasil. Para él, sabiduría era poseer poder, era saber en todo momento lo que sucedía en cada uno de los reinos. Fue por esto, que decidió ir al Manantial de Mimir y beber de sus aguas.

Una vez allí y, antes de que pudiera beber de sus aguas, Mimir se postró frente a él, deteniéndolo. Odín y él se quedaron uno frente al otro, observándose sin decir nada. Al cabo de unos instantes fue Mimir quien habló para hacer un trato con el Dios de los dioses. A cambio de que pudiera beber de las aguas del Manantial, tendría que darle uno de sus ojos.

Este es el fragmento de la Völuspa que cuenta como Odín perdió su ojo izquierdo.

Yo, Odín, lo sé todo, dónde guardas tu ojo:
en la fuente de Mímir, gloriosa, lo tienes;
hidromiel bebe Mímir cada mañana
del pago de Válfold. […]

Mimir, tras haber cobrado la recompensa, sumergió a Odín dentro de las aguas del Manantial y éste, comenzó a beber, volviéndose el ser más sabio de todos los mundos. Una vez realizada la hazaña, Odín, como recuerdo de su aventura, arrancó una rama de las raíces del fresno que allí se encontraban y con ella, después de regresar a Asgard, fabricó su poderosa lanza, conocida como Gungnir.

Y esta es la historia de cómo Odín se convirtió en la voz, ojos y oídos de todos y cada uno de los seres que vivían alrededor del árbol de la vida y reconocido como el padre de la sabiduría.

A continuación puedes escuchar la historia del Manantial de Mimir contada por los personajes de Protectores de Asgard.

¡Adquiere tus productos vikingos aquí!

Escritora y Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *