loki y el gigante que lo embrujó

Loki y el gigante que lo embrujó, una leyenda de la mitología nórdica

Que Loki y el dios Thor vivieron muchas aventuras juntos no es ningún misterio, pero en este caso, es solo Loki el que realizó este viaje a la tierra de los gigantes, Jötunheim.

Loki y el gigante que lo embrujó

Los malos sueños inundaban la mente de Loki tras su viaje fallido al mundo de los gigantes, pues la derrota contra Utgardaloki fue demoledora, ya que hizo trucos mágicos para vencer a los dioses. Un día, tras despertarse sobresaltado a causa de uno de estos sueños, Loki pensó que, al ser originario de Jötunheim, quizás podría encontrar a alguien que le enseñara esas mismas habilidades con la magia, así que decidió ir en misión a su tierra natal para tal cometido.

Sabía de sobras que no podría viajar por el puente arcoíris, también llamado Bifröst, pues nadie debía saber que quería ir allí, así que utilizando sus artimañas y disfrazándose de poeta, consiguió robarle una capa mágica a Freya, con la que se transformó en halcón y así viajar entre los mundos para llegar a Jötunheim.

Habiendo conseguido llegar allí, se dio cuenta de que la capa no sólo era un método mágico de transporte, si no también un detector de magia, así que teniendo su cometido en mente, dejó que la capa le guiara hacia una gran fuente de poder, y así es como acabó en el castillo del rey gigante Geirrod, un gran conocedor de las artes místicas.

Loki, actuando con cautela, decidió sobrevolar el castillo mientras observaba como el rey descargaba sus presas de caza en el castillo, pero éste, al ver el halcón, se quedó maravillado por su majestuosidad, así que intentó cazarlo.

El dios de los engaños hizo lo posible por no dejarse capturar, cosa que hizo que Geirrod se interesara todavía más por la inteligencia que demostraba el pájaro, pues consideraba que no era natural para un animal de esas características, y así, con el uso de su magia, consiguió paralizarlo y capturarlo.

Al rey gigante le intrigaba mucho el aura de inteligencia y raciocinio que el pájaro demostraba (pues aún no se había revelado como el dios Loki) así que con sus artes lo atrapó dentro de un arcón, intentando descubrir los secretos de aquel animal tan extraño.

Loki quedó atrapado en aquel arcón durante más de una estación, pero a pesar de estar totalmente agotado y derrotado por culpa del trato que le estaba dando el rey, siguió disfrazado como halcón, por lo que al ver el estado deplorable que tenía el ave tras tanto tiempo encerrado, el rey se apiadó de él y decidió darle muerte.

Mientras el gigante lo tenía atrapado con una mano, con la otra se preparó para asestarle un golpe mortal con su cuchillo, pero en ese momento, el dios se escabulló y se quitó la capa mágica de Freya, revelándose así como Loki.

Geirrod le acusó de traidor a su propio pueblo, pues Loki tenía el permiso de Odín para vivir en Asgard y además había participado en incursiones en Jötunheim con Thor para luchar contra los gigantes, así que trazó un plan para que Loki, manipulado por su magia atrajera a Thor a su castillo para así capturarle y darle muerte, con el fin de convertirse en el rey que consiguió derrotar al gran dios del trueno.

El cometido de Loki en este caso era el de convencer al dios Thor de ir hacia Jötunheim como un emisario del rey Geirrod, ofreciendo la posibilidad de una alianza entre los dioses de Asgard y él, para combatir contra los demás gigantes y así conseguir por fin la paz.

Para eso, el gigante hechizó la sangre de Loki, diciéndole que si en algún momento el dios le traicionaba, el maleficio que viajaba por su sangre haría que ésta fuera sustituida por fuego, transformándole en cenizas.

Loki entonces, asustado del poder mágico del rey gigante, se colocó otra vez la capa mágica y voló hasta Asgard, con la idea de proponerle a Thor un viaje a Jötunheim que no podía rechazar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *