Hamingja angel guardian

Hamingja, ángel guardián en la mitología nórdica

Las Hamingja eran consideradas ángeles guardianas en la mitología nórdica y solían ser de sexo femenino.

Solían ser almas que una vez muertas, seguían al lado de su ser más querido para acompañarlo en vida desde la muerte y guiarlo en el mundo de los vivos. A pesar de que podían ser escuchadas, sólo podían ser vistas en los sueños de aquel/ella que acompañaban, pero no en su forma original, sino en forma de animal.

Historia de las Hamingjas, ángeles guardianes

Las Hamingja eran vistas como espíritus o almas que seguían como guardianas de sus seres más queridos, normalmente familiares. Su nombre significa «felicidad» en español, aunque hay traducciones que lo asocian a la «suerte».

Estos ángeles guardianes, para presentarse frente a la persona que acompañaban, lo hacían transformadas en la figura del anima que le correspondía a la persona.

Cuando la persona que la Hamingja acompañaba fallecía, ésta pasaba a un familiar cercano o a otro ser querido, así, pasando de generación en generación para proteger, cuidar y decidir la suerte de toda una familia.

La figura del animal que adoptaba la Hamingja iba en consecuencia al carácter de la persona que acompañaba. Si ésta era amable y dócil, se convertía en un animal de la misma naturaleza. En cambio, si era desmedida, se convertía en un animal salvaje.

Los ángeles guardianes podían darse prestados

Las Hamingja podían prestarse a un amigo querido o alguien especial cuando éste tenía que enfrentarse a una situación complicada o peligrosa. Además, también podían darse como obsequio a un familiar a través de la voluntad propia del dueño original.

Y tú, ¿crees que también te acompaña una Hamingja? ¿Alguien que te protege? ¡Espero tus comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *