Grendel

Leyenda del Grendel, criatura de la mitología nórdica

Grendel era una criatura de la mitología nórdica considerada como un monstruo parecido a un gigante y con una fuerza sobrehumana, con la misión de devorar y destruir.

Éste habitaba en las montañas, concretamente en una caverna junto a su madre. Por los humanos y los seres del resto de mundos del Yggdrasil éstos eran visto como una especie de demonio, puesto que se molestaban por todo. Al escuchar risas, cantos y música, o cualquier cosa que supusiera alegría y diversión.

Leyenda del Grendel

Vivía en las montañas cercanas a Heorot, un reino que durante mucho tiempo se vio amenazado por éste, que cada noche llenaba sus calles de sangre, matando a todo aquel que se cruzaba con él. Finalmente, el rey toma la decisión de cada noche cerrar las puertas del palacio para que el Grendel no pudiera cruzarlas. Pero no sirvió de nada. La brutalidad del Grendel hacía que éste consiguiera traspasarlas, convirtiendo el reino en un baño de sangre.

Al cabo de 12 años, el rey decidió tomar las riendas del asunto para terminar con aquella masacre de cada noche. Llamó a Beowulf, su mejor guerrero para que matara al Grendel. Beowulf hizo el juramento frente a su rey de que terminaría con el Grendel.

Como cada noche, el Grendel llegó frente a las puertas del reino para cobrarse sus víctimas pero, de lo que no era consciente era que el guerrero lo estaba esperando preparado para atacarlo y acabar con él. El Grendel agarró a uno de sus compañeros guerreros, puesto en el lugar correcto en el momento preciso para que éste lo agarrara, y justo, cuando estaba a punto de deborarlo, Beowulf consiguió cortarle el brazo.

En ese instante, en medio de un grito atroz, el Grendel se fuer corriendo a la montaña donde habitaba, muriendo allí desangrado. Su madre, al ver a su hijo derrotado a sus pies, fue a palacio en búsqueda de venganza atacando y matando a todos los humanos que se interponían en su camino.

Beowulf se enteró de la matanza una vez terminada y fue en busca del lugar dónde vivían el Grendel y su madre con la intención de acabar con lo que había empezado y así lo hizo. El guerrero consiguió terminar con la vida de los dos Grendel. Para demostrarlo y como trofeo, cortó la cabeza del Grendel y se la llevó consigo.

Apariencia

Es un monstruo que medía aproximadamente unos siete metros de altura, con apariencia de licántropo (hombre lobo), con los ojos fosforescentes y brillantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *