Cesión de derechos de una obra literaria

Hoy me gustaría hablar sobre los derechos de autor de una obra literaria y cómo hacer una cesión de derechos de manera legal, sin vulneraciones.

Cuando hablamos de los derechos de autor de una obra literaria, no solo nos referimos a obras de literatura, sino a cualquier creación científica, técnica, práctica, etc. Los derechos de autor son un derecho humano, por tanto, cualquier persona que haya sido la creadora de una obra literaria, dispone de ellos sin necesidad de registrarlos. Por ley, los derechos de autor duran toda la vida y hasta 70 años después de la muerte del autor.

Podemos hablar de dos tipos de derechos, los derechos morales y los derechos patrimoniales. Cuando se decide hacer una cesión de derechos de una obra literaria, es decir, que el autor/creador de la obra literaria quiera ceder sus derechos de autor a otra persona, solo se podrán ceder los derechos patrimoniales. Estos derechos son:

  • Derechos de reproducción: Cómo se reproducirá la obra y en qué canales se hará.
  • Derechos de distribución: Cómo se distribuirá la obra y a través de qué soportes, medios, formas.
  • Derechos de traducción, adaptación o transformación: Derecho para traducir la obra en distintos idiomas, adaptarla a obra teatral, guion, etc., y para transformar o modificar la obra, como por ejemplo convertir un cuento a novela.

Además, el autor puede escoger si hacer una cesión de derechos exclusiva, es decir, desprenderse totalmente de la autoría de la obra, o no exclusiva, seguir compartiendo la titularidad con la persona que le ha cedido parte de los derechos.

En el contrato de cesión de derechos de imagen deberá aparecer:

  1. Duración, es importante decidir si la cesión de derechos tendrá una duración determinada o será indefinida.
  2. Usos y finalidades que se le va a dar a la imagen.
  3. En qué lugares, soportes o medios va a ser difundida la imagen.
  4. Cesión de derechos gratuita o a cambio de una compensación económica.
  5. Firma, es muy importante que el contrato esté firmado por ambas partes, ya que de esta manera, nos aseguraremos que no surgirán problemas en el futuro. En caso de que las imágenes sean de menores, el contrato se deberá firmar por el representante legal de la imagen.

En el caso que una de las partes no cumpla con lo establecido en el contrato, la otra tendrá derecho a pedir una indemnización por daños y perjuicios.

Todos disponemos de derechos de autor, ¡preservarlos!

Vulnerar los derechos de autor puede ser sinónimo de robar

Leave a Reply